Sobre Nosotros

CONOZCA A LA IGLESIA DE CRISTO

Es biblica, verdadera y no es sectaria ,ni denominacional. Fue establecida en Jerusalén, en el año 33 D.C..

¿Le tiene confuso las muchas iglesia que hay?

¿No sabe cual de ellas predica la verdad? Acaso, ¿repite el refrán “todas son buenas” pero no asiste a los cultos de ninguna? O, tal vez pertenece a una pero ve en ella mucho que le preocupa. ¿Se queja de las divisiones, contiendas, contradicciones y competencias que practican? ¿De los escándalos que brotan en algunas? ¿De la hipocresía que tacha el testimonio de hombre y mujeres que dicen seguir a Cristo?

Bueno, la verdad es que existe en el ámbito religioso del mundo mucho que confunde, mucho que justifica sus críticas y preocupaciones y no pocas cosas que hasta alejan a las almas de Dios. Pero, ha de comprender que Cristo no lleva la culpa. El Señor no fundó muchas iglesias distintas en practica y doctrina, sino una sola. Dijo: “Edificaré mi iglesia” (Mateo 16:18). Una, no muchas. En cuanto a la unidad, la plegaria de Cristo por los miembros de la iglesia era “Para que sean perfectos en unidad” (Juan 17:20-23). Una y otra vez, el Espíritu Santo exhorta que estemos los creyentes perfectamente unidos. Dice: “Os ruego… que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.” (1 Corintios: 1:10) Quedan pues, censuradas la divisiones; Dios no las aprueba.

¿Que le parece una iglesia que no sea secta más inventada por los hombres sino una que es exactamente como la que fundó Cristo? ¿Imposible que exista en pleno siglo XXI? En absoluto. Aunque usted no la haya conocido hasta ahora, sigue fiel en doctrina y práctica desde el año 33 D.C. hasta el día de hoy. En la actualidad se compone de millones de miembros, habiendo congregaciones en casi todos los países del mundo.

¿Le parece increíble que una iglesia sea como la original? ¿Apartada del sectarismo? ¿Estrictamente bíblica en culto, organización, doctrina y vida espiritual? Comprendemos por qué dudará de ello. Sólo pedimos que considere imparcialmente esta en la cual perseveramos.

UN NOMBRE BIBLICO

Nos llamamos Cristianos, sin otros apellidos o apodos. Las congregaciones se llaman iglesia de Cristo como en Romanos 16:16, “Las Iglesias de Cristo os saludan.” No se dice que una congregación es la iglesia del hermano fulano de tal. Este fue el error de los corintios quienes decían: “Yo soy de Pablo, y yo de Apolos, y yo de Cefas, y yo de Cristo.” Pablo los reprendió con la interrogante: “¿Acaso está dividido Cristo?” (1 Corintias 1:12-13).

UN CREDO INFALIBLE

El credo nuestro es la Biblia, único libro inspirado por el Espíritu Santo. Los credos de concilios, los catecismos, las disciplinas, ¿no son todos estos nada más que obras de hombres falibles? Pues no lo admitimos sino que hablamos “conforme a las palabra de Dios” (1 Pedro 4:11) No yendo más allá, “de los que está escrito (1 Corintios 4:6).

COMO ADORAMOS

Si nos visita, (y lo puede hacer, en cualquier ocasión, sin compromiso, como observador, sin participar) vera que adoramos “es espíritu y en verdad” (Juan 4:24). No encontrará ningún desorden ni alboroto, pues, sometiendonos a las instrucciones del Espíritu Santo, hacemos “todo decentemente y con orden” (1 Corintios 14:40). Varones fieles y de buen testimonio dirigen los cultos. En cuando a las hermanas, el Espíritu Santo ha ordenado “como en todas las iglesias de los santos, vuestras mujeres callen en las congregaciones (1 Corintios 14:33-34) añadiendo en 1 Timoteo 2:12 “no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre.” Por lo tanto, en los cultos de la iglesia de Cristo las mujeres no dirigen ni predican.

COMO CELEBRAMOS LA CENA DEL SEÑOR

En sus cultos celebramos en primer día de cada semana, los miembros de la iglesia de Cristo conmemoran la muerte del Señor por medio de comer del pan sin levadura y tomar de su copa. Su práctica es biblica. Los primeros Cristianos “Perseveraban en el partimiento del pan,” (Hechos 2:42) ósea en la cena del Señor. Perseveraban es decir partian el pan a menudo. ¿Cuando? Hechos 20:7 dice que lo hacían los domingos. “El primer día de la semana (domingo), reunidos los discípulos para partir el pan.” Otros textos, tales como 1 Corintios 10:16-22 y 11:17-34, enseñan cómo se debería celebrar la cena. Desde luego, sólo los miembros fieles tienen derecho de comer la cena.

COMO SER MIEMBRO

Usted también podrá tener la dicha de comer la cena y gozar muchas otras bendiciones en Cristo al hacerse miembro de la iglesia auténticamente bíblica. A fin de lograrlo y así salvarse, sólo tiene que hacer lo que Cristo dijo: “El que creyere y fuere bautizado (sumergido), será salvo.” (Marcos 16:16) Dijo Pedro: “Arrepentíos y bauticese… para perdón de sus pecados.” (Hechos 2:38) Si cree, se arrepiente y se bautiza, Cristo le añadirá a Su iglesia (Hechos 2:47) y perseveraron en santidad estará preparado para el día cuando el Señor venga para llevar su pueblo a la gloria celestial. Pues, ¡Salvese ahora! Conviértase a Cristo. Bautícese cuando antes y hágase miembro de una congregación regida por las doctrinas y normas del Nuevo Testament. Dios le bendecirá ahora y para siempre.


 

Jesucristo

Jesucristo vino a esta tierra como el único y verdadero Dios manifestado en la carne (Juan 1), a sacrificarse a sí mismo por nuestros pecados (Romanos 5:8-9, Juan 3:16), que da acceso al don de la vida eterna para todos los que creen en el amor, y le obedecen. Él es la cabeza de la iglesia y, como nuestra cabeza, nos sometemos a sus instrucciones en relación con nuestros propósitos, el trabajo y la adoración, como se da en la Biblia. “Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, y Él es el Salvador del cuerpo” (Efesios 5:23, véase también Efesios 1:22-23;.. Efesios 4:04 y la Deidad de Cristo).

La Biblia

La Biblia es la Palabra inspirada de Dios. Por inspirada queremos decir que las palabras y los pensamientos reales son de Dios. “Toda la Escritura es inspirada por Dios…entendiendo primero esto que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo “(2 Tim 3:16; 2 Pedro 1:20-21.). La Biblia es nuestra norma de la autoridad, en el que hemos de esforzarnos por vivir de acuerdo a ella “… el patrón de las sanas palabras …” contenida en el mismo (2 Tim. 1:13).

Salvación

La salvación está disponible para aquellos que se someten a Jesucristo. Dios no hace acepción de personas, por lo tanto, a todos se les da las mismas condiciones de perdón (Hechos 10:34-35). “Pero creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos …” (Acts15: 11). “Y habiendo sido perfeccionado vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen” (Heb. 5:09). La salvación es el resultado de tener acceso a la gracia de Dios, el don de la vida eterna, por una fe y obediencia a Jesucristo.(cf. Rom 5:1-2;. Santiago 2:14-26) La Biblia enseña que hay ciertas medidas que deben tomarse a fin de acceder a la gracia de Dios (Rom. 5:1-2), así trayendo la salvación y, al mismo tiempo que nos hace un cristiano, un miembro de la iglesia verdadera en la Biblia (Hechos 02:47).

Oír la Palabra

Al escuchar lo que la Biblia dice a través de la predicación, la enseñanza y el estudio personal es la única manera de producir una fe salvadora (Romanos 10:17).

Fe 

Uno debe creer que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios (Juan 3:16). Esto es resultado de escuchar la Palabra de Dios (véase más arriba), y se establece como esencial para la salvación (Marcos 16:16, Juan 08:24, Juan 20:30-31;. Heb 11:06).

Arrepentimiento

El arrepentimiento es ordenado en (Hechos 2:38, Hechos 03:19). El arrepentimiento es un cambio de mentalidad que hace a uno alejarse de las prácticas pecaminosas. (Hechos 17:30, Lucas 13:03).

Confesión

La confesión es un reconocimiento externo de la fe en Jesús como el Hijo de Dios (Mateo 10:32;Rom 10:9-10).

Bautismo

El bautismo no es enseñado por los miembros de la iglesia de Cristo como una “ordenanza de la iglesia”, sino como un mandato de Cristo. Hay que tener cuidado de observar que no somos salvos por nuestras obras (Efesios 2:8-9), pero son salvados por la gracia de Dios, a través de una fe obediente en Jesucristo (Rom. 5:1-2; . Hebreos 5:09; Santiago 2:14-26). El Nuevo Testamento enseña que el bautismo es un acto necesario de la obediencia, que es esencial para la salvación (Marcos 16:16; Hechos 2:38; Hechos 22:16; 1 Ped.3:21).

Permanecer Fiel

Siguiendo la obediencia de estos mandatos nosotros creemos que es importante que el cristiano viva fielmente hasta la muerte (Apocalipsis 2:10).

2 comments

  1. EN VERDAD, AL CREER EN JESUCRISTO, HACIENDO CUANTO EL NOS DICE MEDIANTE SU PALABRA DE VIDA ETERNA Y NACER DE NUEVO EN EL, MURIENDO POR ARREPENTIMIENTO A NUESTRO NACIMIENTO CARNAL, VIVIREMOS POR EL HACIENDO SU VOLUNTAD, AHORA Y POR LA ETERNIDAD
    GREG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s